Humanismo y medio ambiente: un compromiso con la naturaleza

0
205
views

“Los grandes cambios comienzan con pequeñas huellas verdes”
Por: César Augusto Rodríguez Jurado.
Docente de ciencias de primaria, Colegio la Enseñanza Bogotá

En el marco del duocentésimo trigésimo quinto (235) aniversario de la fundación del colegio la Enseñanza, vale la pena resaltar su magno empeño  por la transformación de la sociedad colombiana, desde la perspectiva profundamente humanista que lo caracteriza, y que a lo largo de la historia , se ha ido fraguando en los diferentes proyectos educativos que ha puesto en marcha, desde las distintas áreas del conocimiento, y cuyos resultados han sido visibles, principalmente, en la promoción de seres humanos con “cabezas bien hechas, más que bien llenas”, capaces de grandes logros transformadores de la realidad y del acontecer que demanda el momento. Haciendo eco de los desafíos propios del siglo XXI en materia del cuidado del medio ambiente y la conservación imperativa de los recursos naturales, el departamento de Ciencias y educación ambiental de nuestra institución, busca promover y aplicar concienzuda y satisfactoriamente, el proyecto ambiental escolar -PRAE- “Educando para la formación de una cultura ambiental sustentable”  mediante la creación y ejecución de propuestas ecológicas que involucren a todos los miembros de la comunidad educativa, desde los gestores de dichas iniciativas, en cabeza de docentes y monitores ambientales, hasta el personal administrativo, haciendo de  todos ellos, actores y promotores directos de la prevención y cuidado del entorno.

A propósito del valor de la gratuidad, propuesto por la Compañía de María para el año 2018, es inevitable reconocer la cuantía generosa que recae sobre la naturaleza, garante de nuestra supervivencia como especie; de ahí que, reconozcamos en ella, su donación gratuita y amable, a través de sus recursos y medios para nuestra subsistencia, razón por la cual, sin duda, la comunidad educativa de La Enseñanza, manifiesta constante gratitud. Por este motivo, el PRAE institucional ha planteado cuatro campañas, que le apuestan principalmente a la reflexión de la comunidad en torno de algunos de los temas que despiertan su interés, y preocupación a la vez, por su incidencia y relevancia en la cotidianidad de la vida de los niños y jóvenes, quienes inquietos ante los retos que demandan la preservación del medio ambiente, aprovechan los espacios educativos brindados por el colegio sobre el tema, para reconocer su papel y compromiso como individuos, y a la vez, como comunidad,  en las prácticas diarias concernientes al cuidado y protección de la madre naturaleza. Tales campañas son, a saber: Di no a la Nomofobia, cuya propuesta se enfoca en evitar el desgaste de la salud física y mental de los estudiantes, por el uso obsesivo y excesivo del celular. La palabra nomofobia proviene del inglés No mobile phoebe, y que significa “miedo a estar sin celular; Proyecto R4, cuya finalidad es, promover la adecuada separación de residuos mediante la utilización de las bolsas blancas y negras, y el reciclaje de residuos post-consumo tales como máquinas, ordenadores y baterías, para garantizar e implementar adecuadamente el reciclaje, la selección de residuos sólidos de la fuente, y la reducción en el espacio escolar; Come bien, vive saludable, y encuentra tus raíces, cuyo propósito abarca el cuidado, cultivo, auto-sostenimiento y producción agrícola de las huertas escolares con las que cuenta nuestro colegio, en sección infantil y primaria, y el invernadero en la sección de bachillerato, con el fin de enseñar a los niños y jóvenes la importancia de la tierra, la agricultura, las plantas, el alimento, y también, el posible desarrollo de la agricultura urbana como alternativa de solvencia alimenticia, o de ambientación y embellecimiento de los espacios de vivienda; por último, se encuentra la campaña Una tapita con amor, que concentra sus esfuerzos en recoger la mayor cantidad de tapas plásticas en pro de la salud de los niños con cáncer.

Compartir